miércoles, 19 de septiembre de 2012

SEO: Optimización para motores de búsqueda (Search Engine Optimization)

 El SEO, críptico acrónimo muy utilizado en la red, como si diese más categoría a los técnicos especializados en esta nueva disciplina de la información utilizar estos vocablos que no entienden los usuarios normales en vez de su definición en español, no es más que la aplicación de una serie de ajustes en los sitios webs para que los motores de búsqueda puedan encontrar más fácilmente sus contenidos e “interpretarlos”, es decir, categorizarlos de tal forma que sean mostrados enlaces a estas webs a los usuarios cuando estos buscan información en los buscadores de Internet empleando una serie de palabras clave.

Y la realidad de Internet es que, aunque hablamos de motores de búsqueda en genérico, y de vez en cuando aparecen buscadores que destacan por la introducción de algún aspecto novedoso (el respeto del anonimato en la web, la especialización en un segmento de información, o en una determinada región geográfica, etc) lo cierto es que el buscador por excelencia es Google, y todo hay que decirlo, por méritos propios. Así que en un porcentaje altísimo de casos, cuando hablamos de SEO, deberíamos hablar de GSEO (Google Search Engine Optimization).



El propio Google, para facilitar a los creadores de contenidos que éstos estén optimizados para que su buscador encuentre sus creaciones y las procese adecuadamente, y dicho sea de paso, para que los propios creadores del contenido trabajen un poco para él, y conseguir que su motor de búsqueda (y no el de los demás) sea el que mejor procese estos contenidos, y así ofrezca resultados de mayor calidad a los usuarios del buscador, ha publicado una guía de optimización para motores de búsquedas para principiantes. 




La optimización para motores de búsqueda consiste a menudo en pequeñas modificaciones de partes concretas de tu sitio web. Cuando estas modificaciones se consideran de manera individual, pueden percibirse como mejoras, pero cuando se combinan con otras optimizaciones, podrían causar un gran impacto en la experiencia del usuario y en el rendimiento del sitio en los resultados de búsqueda orgánicos.”

Y en un mundo ideal, en el que los productores de contenidos lo hacen pensando únicamente en este contenido, y en los destinatarios de los mismos, el proceso de creación y descubrimiento más lógico sería que los productores crean contenidos, a lo sumando teniendo en cuenta algunos principios básicos para facilitar su trabajo a los motores de búsqueda, pues es natural que todo creador aspire llegar al mayor público posible, y los motores de búsqueda aprenden a categorizarlos, de tal forma que dirijan a los usuarios que buscan información a los mejores contenidos en función de sus intereses.

Pero como vivimos en una sociedad que tiende a la especulación, en la que por ejemplo la economía financiera, de la inversión en futuros, cortos y largos, multiplica por cinco la economía productiva, los SEO han estudiado técnicas que, a partir del conocimiento de cómo funcionan los robots de los motores de búsqueda que indexan y categorizan el contenido de la web, permitan que páginas o recursos con contenido menos relevante para los “consumidores humanos”, sean interpretadas por los motores de búsquedas como más relevantes que otros recursos que si tienen ese interés


Este fenómeno ha derivado en que Internet se ha ido llenando poco a poco de “basura espacial” (símil que me parece muy ilustrativo del fenómeno, al igual que todos los satélites ya no operativos que se encuentran orbitando el planeta Tierra), con gran número de contenidos irrelevantes, o plagiados, y que han ido adelantando en los primeros lugares de resultados del Buscador a los contenidos originales o de gran relevancia para sus usuarios humanos. 

Para definir estos lugares se ha introducido un nuevo término: “splog”: "blog creado con el único fin de promocionar sitios web afiliados, mejorar la posición de los mismos ante los buscadores, para publicar únicamente avisos publicitarios que pagan por cantidad de visitantes. El contenido de estos blogs es generalmente texto escrito específicamente para obtener mayores ganancias con AdSense o también textos copiados desde otros sitios web. Los splogs se han convertido en un problema mayor en los servicios de alojamiento gratuito de blogs, como el servicio Blogger de Google. Se estima que allí, tres de cada cinco blogs son en realidad splogs.[1] Estos blogs falsos desperdician espacio en los discos duros y ancho de banda así como también contaminan los resultados de los buscadores en Internet, perjudicando especialmente a los buscadores especializados en blogs". 

Logo del proyecto "Splog Project" (http://splogproject.com/) para combatir el Splog.

  
El buscador de Google utiliza el algoritmo PageRank, que es muy vulnerable al abuso de enlaces para asociar un término con un sitio web,e specialmente cuando estos aparecen en sitios con un indice de PageRank alto. Los splogs pueden convertirse en un obstáculo para las personas que buscan información en los blogs. A veces, los splogs escogen un nombre similar al de un blog de buena reputación para confundir al visitante casual.

El extremo de esta práctica sería el concepto conocido como “Google bombs” (una traducción libre sería “atentados en Google”, que a mi me gusta más que la literal “Bombas Google”), por el que unos “terroristas del buscador”, haciendo uso de las técnicas SEO comentadas con anterioridad, pueden hacer que determinados sitios web o contenidos digitales aparezcan como los más relevantes en búsquedas que usan palabras clave cuya asociación con la empresa u organización que publica este contenido pueda generar una degradación de su imagen pública

Así, navegando un poco por la red podemos encontrar célebres “atentados en Google” (enlace: http://www.searchenginepeople.com/blog/incredible-google-bombs.html ) como la asociación de enfermedades venéreas al fenómeno fan Justin Biever, la aparición de la web de Microsoft como primer resultado de la búsqueda “more evil than Satan”, o la asociación de términos de búsqueda de connotaciones muy peyorativas (ruina, fracaso, mentiroso, etc) a las figuras de presidentes del gobierno de grandes naciones como Sarkozy, Blair o George W. Bush.


Google Bomb que asoció la palabra clave "liar" (mentiroso) a la biografía del ex-primer ministro británico Tony Blair.


 Caso de Google Bomb similar al anterior. En este caso la palabra clave fue "failure" y el afectado George W. Bush.


 Y puesto que Google no se puede permitir este fenómeno, que haría que su buscador dejase de tener utilidad como localizador de la información de calidad que justamente está buscando el usuario, con todo lo que eso conllevaría, en pérdida de cuota de usuarios, a los que monitorizar sus hábitos de consumo a través de cookies, y a los que mostrar continuamente publicidad segmentada en función de estos hábitos, el gigante de Internet está continuamente optimizando y mejorando los algoritmos de sus robots de indexación y categorización de contenido, lo que hace que, de todas las innumerables prácticas y recetas que recomiendan los expertos en SEO, de las que está la web llena, solo unas pocas, las prácticas más razonables, y que en mi opinión están relacionadas con facilitar el trabajo del buscador, e incluso también del propio consumidor humano de los contenidos creados, siguen siendo de utilidad, mientras que aquellas que “tratan de engañar al buscador”, haciendo parecer relevante un contenido que realmente no lo es, son rápidamente inocuas, pudiendo incluso llegar a provocar el efecto contrario: que el buscador penalice estos lugares web que hacen uso de estas técnicas.


De todas las innumerables prácticas y recetas que recomiendan los expertos en SEO, de las que está la web llena, solo unas pocas, las prácticas más razonables, y que en mi opinión están relacionadas con facilitar el trabajo del buscador, e incluso también del propio consumidor humano de los contenidos creados, siguen siendo de utilidad, mientras que aquellas que “tratan de engañar al buscador”, haciendo parecer relevante un contenido que realmente no lo es, son rápidamente inocuas, pudiendo incluso llegar a provocar el efecto contrario: que el buscador penalice estos lugares web que hacen uso de estas técnicas.


Sin duda, aquellos que han hecho de su actividad profesional el posicionamiento de páginas web en buscadores podrán tildar de radical esta afirmación, y podrán demostrarme con numerosos ejemplos de su trabajo diario cómo aplicando recetas y trucos, bien de cosecha propia bien procedentes de otras fuentes, y que rápidamente se propagan por el propio carácter viral de las redes de intereses comunes, han conseguido posicionar en los primeros lugares de los resultados de búsqueda y para una serie de palabras clave una web que, por la relevancia de su contenido en principio tendría que estar en posiciones más retrasadas. 

En mi humilde opinión, esto es “pan para hoy y hambre para mañana”. Los buscadores en general, y Google en particular, no quieren “dejarse engañar”, aunque lo vistan en la Guía de como un beneficio para tus usuarios:

Aunque en el título de esta guía aparezcan las palabras "motores de búsqueda", nos gustaría decir que, ante todo, debes basar tus decisiones sobre optimización pensando en la mejor opción para los usuarios que visitan tu sitio. Son los principales consumidores de tu contenido y utilizan motores de búsqueda para encontrarlo. Si te centras demasiado en determinados ajustes para obtener un buen posicionamiento en los resultados de búsqueda orgánicos, no podrás ofrecer los resultados deseados. La optimización para motores de búsqueda trata de mostrar lo mejor de tu sitio en los motores de búsqueda. 

En futuras entradas de este blog iremos publicando aquellas prácticas SEO que sí me parecen útiles y razonables. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada